Selecciona el mejor equipamiento para tu gimnasio

Una vez que el resultado del análisis anterior se amolda perfectamente a lo que buscamos, vamos a escoger el mejor equipamiento para nuestro gimnasio en casa. Y un buen gimnasio debe disponer de una gran variedad de equipos de fitness que nos ayuden a realizar los tres principales tipos de actividades físicas: cardiovascular, resistencia y flexibilidad.

  • La actividad cardiovascular: puede incluir bicicletas estáticas, cintas de correr, máquinas de remos, elípticas y steppers. Otras opciones son los sacos de boxeo o vídeos instructivos de aeróbic. Pero un buen gimnasio en casa debe tener, al menos, uno de los equipos cardiovasculares principales.
  • Entrenamiento de fuerza y resistencia: un gimnasio ideal requeriría una máquina multigimnasio que se adapte a todo tipo de ejercicios para mejor la fuerza muscular y la resistencia. Si el presupuesto no lo permite, también existen diferentes máquinas de musculación, además de las bancas para levantar pesas.
  • Entrenamiento de flexibilidad: hay varios tipos de equipamiento, como las máquinas de estiramiento o los conjuntos de accesorios (fitball, rodillos de espuma, bandas elásticas, esteras…) fáciles de utilizar y que contribuyen a conseguir un entrena miento más eficaz.
Bicicleta estática

Bicicleta estática

Multi gimnasio

Multigimnasio

Fitball

Preparados, listos, ¡ya!

Ya sólo queda poneren marcha nuestro gimnasio particular y sacarle el máximo rendimiento posible para que nuestra gran inversión se vea recompensada. Es posible que, a medida que vayamos utilizando nuestro centro de fitness, nos vayan surgiendo nuevas necesidades que abastecer. Por eso, es recomendable ir adquiriendo de a poco diferentes piezas y accesorios que complementen a nuestras máquinas, con tal de conseguir infinitas rutinas y circuitos de entrenamiento.

Por último, es importante hacer una buena planificación de los ejercicios e ir alternando entrenamientos de fuerza con entrenamientos de flexibilidad y actividades cardiovasculares. No es aconsejable realizar todos los días la misma rutina, ya que podría suponer un gran desgaste físico: el tiempo de recuperación es imprescindible. Por esta razón, ante cualquier duda es preferible consultarlo con algún experto.