5 razones para entrenar en una elíptica

Aquí tienes 5 motivos por los cuales deberás quedar convencido de que en tu rutina de cardio puedes incluir la máquina Elíptica y disfrutar de sus magníficos beneficios.

1. No existe impacto articular

Hacemos ejercicio para mejorar nuestro estado de salud. Si buscamos una actividad aeróbica de carácter resistivo, ésta nos obligará a permanecer un determinado tiempo ejecutando dicho ejercicio para obtener el beneficio buscado.

En tal caso, uno de los puntos a considerar será precisamente no empeorar nuestro estado de salud actual. Por eso, cuando hablamos de actividades que requieren de un continuado movimiento debemos tener en cuenta que las articulaciones son la parte de nuestro cuerpo que más se resienta.

Bicicleta elíptica evita lesiones

Una actividad eficiente para el umbral aeróbico no requiere de una gran intensidad, pero sí de mayor cantidad de tiempo realizándola, dado que buscamos intervenir sobre el sustrato oxidativo (movilizar ácidos grasos y oxidarlos). Así, una actividad que a priori puede resultar bastante saludable, como es el jogging, estará provocando un daño – silencioso – sobre nuestras rodillas y espalda baja, implicando al tejido carticular, tendinoso y conectivo.

30min dando saltos cortos y a “cámara lenta” provocarán más perjuicio que beneficio

La solución: cambiar el trote por una actividad que intervenga sobre la misma vía energética pero sin producir daño articular, por lo que el ejercicio en Elíptica se posiciona como una excelente herramienta para tal finalidad.

Mejorar la salud desde este punto de vista pasará por suprimir todas aquellas actividades potencialmente dañinas a la larga, y como método de apoyo, incluir algún elemento que ayude a mantener lubricado y en perfectas condiciones nuestro sistema articular, como será una triple combinación efectiva a base de ingredientes naturales como los que componen EvoFlex. Este producto dispone de una óptima dosis de Sulfato de Glucosamina, Sulfato de Condroitina y Metil Sulfonil Metano (MSM).

 

2. Quema calorías de forma amena

Realizar actividades de cardio a diario puede resultar algo aburrido, pues a veces se toma como una actividad poco motivacional. Esta es una de las razones por las cuales mucha gente acaba por dejarlo.

Hacer deporte en una Bicicleta Elíptica nos permite realizar un movimiento distinto al del cardio convencional – como puede ser el jogging, anteriormente comentado –, de modo que puede resultarnos más atractivo y engancharnos más.

 Quema calorías sin enterarte

 Quema calorías de forma amena

Otro punto favorable, y con el cual ya no tendrás excusa, será la posibilidad de realizar ejercicios de cardio con la Elíptica a mientreas visualizas tu serie de televisión favorita o cualquier vídeo que te apetezca. Hay bicicletas elípticas que llevan incorporadas pantallas en las que se pueden ver vídeos e incluso navegar por internet, y otras muchas incluyen soporte para smartphone y tablet. Es una manera genial de amenizar el ejercicio.

Muchos modelos de máquinas elípticas disponen de un soporte para la botella de agua, e incluso para nuestro teléfono móvil. Las de alta gama ya incorporan todo un sistema de video-audio que hace que nuestro ejercicio de cardio se nos pase de manera muy rápida.

 

3. Activación de la cadena posterior

Cualquier actividad de cardio donde tengamos que desplazarnos hará énfasis en el tren inferior, pero este estímulo puede llegar a pasar desapercibido. En muchos casos, cuando buscamos mejorar la tonalidad muscular, obtenemos lo contrario: perdemos masa muscular y nuestra forma empeora.

Mediante el ejercicio en bicicleta elíptica evitaremos esta circunstancia, pues trabajaremos de manera más eficiente nuestro tren inferior y cadena posterior:

Cuádriceps y glúteos serán los músculos sobre los que se hará mayor incisión

Además, mediante el tipo de entrenamiento al cual nos sometamos, podremos incrementar el estímulo sobre estas zonas musculares: podemos realizar intervalos de trabajo donde sólo utilicemos las piernas para generar movimiento, dejando en ese momento los brazos en posición isométrica (sin la ayuda de balanceo, sólo sosteniéndolos).

4. Recuperación activa

Para aquellos usuarios que entrenan con más frecuencia, la máquina elíptica puede ser un excelente método para incluir un día de recuperación activa.

Según el esquema que se utilice, pasando por frecuencia 1 o rutina dividida (1 estímulo por grupo muscular 1 vez a la semana), o rutinas tipo torso-pierna o full-body (varios estímulos musculares varias veces a la semana), incluir un día de descanso es totalmente necesario.

Elíptica recuperación activa

Desde un punto de vista atlético, introducir esta sesión semanal como elemento añadido a nuestro propio entrenamiento puede incidir en acelerar la recuperación. ¿Cómo se consigue esto? Realizando una actividad de intensidad liviana, sin producir una excesiva alteración de nuestro sistema nervioso y reconduciendo el flujo sanguíneo a todas las partes de nuestro cuerpo. De este modo, favorecemos el transporte de mayor cantidad de nutrientes para la recuperación fibrilar.

Además, ¡mantendremos nuestra salud cardiovascular en perfecto estado!

5. Trabajo de “Core”

El trabajo de “Core” o del Recto Abdominal, es uno de los puntos más importantes para un deportista, ya que ayuda a mitigar posibles descompensaciones posturales y a lograr la perfecta ejecución de otros ejercicios de gran importancia, como pueden ser las sentadillas.

La máquina elíptica incide en la musculatura de la zona media, aunque muchas personas que la utilizan desconocen esta faceta suya. Para lucir unos abdominales espectaculares – o al menos destaparlos – se deben tener en cuentas estas dos premisas:

  1. Bajo porcentaje de grasa
  2. Trabajo efectivo

Para el primer punto, deberemos profundizar en nuestra alimentación con tal de introducir un déficit calórico, reorganizar nuestra composición de macronutrientes en la dieta (aumento de proteínas, aporte correcto de ácidos grasos, ciclar carbohidratos), y conseguir, por tanto, que poco a poco vayamos deshaciéndonos de esa odiosa reserva lipídica.

En el segundo caso, debemos intentar no realizar demasiados ejercicios de abdomen. Aunque muchos deportistas de élite presumen de hacer mucho deporte, lo importante no es la cantidad, sino el tipo de deporte practicado y el alto consumo y desgaste calórico. ¿La solución? Trabájalos de forma eficiente. Mediante la elíptica conseguimos aportar un mayor consumo calórico (mientras introducimos más déficit con la dieta) y, según el programa utilizado, conseguimos propiciar un correcto ejercicio de los abdominaes, sobre todo a nivel de musculatura interna debido al carácter isométrico de la actividad.