8 consejos para empezar con el running

Chica haciendo running

Correr es una buena opción para integrar un hábito saludable en tu rutina del día a día. Una de las mayores comodidades del running es que lo puedes practicar en casi cualquier lugar. Si eres nuevo en el mundo del running debes saber que mantenerse motivado y animado es importante para aprender a amar tu nueva afición. Así que si estás más acostumbrada al sofá que a la cinta de correr o has estado reposando durante un largo periodo de tiempo, te damos algunos consejos para mantenerte motivado y con confianza.

1. Revisión médica: Si nunca antes has hecho sesiones de running, es importante asegurarse que está en unas condiciones óptimas para realizar ejercicio. Programa un examen físico y revisa tus planes de entrenamiento con tu médico para que te pueda dar recomendaciones.

2. No te limites a comprar cualquier par de zapatillas: Hay un montón de zapatillas de deporte, pero no te decantes por unas u otras por un aspecto puramente superficial. Ve a una tienda especializada en zapatillas deportivas, allí te medirán el tamaño del pie y el modo en qué caminas para elegir las zapatillas correctas.

3. Empieza con un tramo corto: Si eres nuevo debes ir paso a paso y marcarte metas alcanzables. Empieza por carreras más cortas y fáciles. De este modo, será más fácil trazar tu progreso. Se recomienda empezar con carreras de 5km con las que se consigue pasar un buen rato mientras se está entrenando.

4. Tener un plan: A la hora de planificar tu rutina de entrenamiento tienes que tener en cuenta que no quien recorre más kilometros tiene una progresión más rápida. Empieza con series más cortas y ves aumentando la distancia. La idea es progresar poco a poco, siempre escuchando a tu organismo.

5. Sprint-caminar: Si nunca has corrido o solo durante un rato, en lugar de esforzarte a correr muchos km debes aprender a correr sin parar durante de 1 a 5 minutos y seguidamente caminar hasta recuperar el aliento.

6. Establece un horario: Si te quieres tomar en serio el running, la práctica hace al maestro. Correr será más fácil si tienes una rutina y un horario establecido. Trata de hacer al menos tres carreras a la semana para conseguir mejores resultados.

7. Corre con un amigo: Corre con un amigo que tenga un ritmo similar o ligeramente superior al tuyo. Esto te puede impulsar a ser mejor en este nuevo hobby. Además, empezar la rutina de un nuevo ejercicio con alguien ayuda a mantenerte motivado incluso aquellos días en qué planteas dejarlo. Si tus amigos no están tan entusiasmados con el running como tú, presta atención en la gente del gimnasio.

8. Estira después de cada carrera: Si estiras después de cada carrera lograrás prevenir múltiples dolores y molestias derivados del running. Gracias a los estiramientos devolverás los grupos musculares al mismo tono que tenían al comienzo de la actividad, reducirás la posibilidad de sufrir contracturas y otras lesiones, aumentarás tu rendimiento y la movilidad articular.