8 ventajas de tener tu propia cinta de correr

El mundo del fitness no hace distinciones de edad, y atrapa a jóvenes y no tan jóvenes, ya sea por cuestiones de salud, bienestar, belleza o vitalidad. Pero, ¿cómo mantenerse en forma? Una de las formas más sencillas y efectivas es caminar y evitar una vida sedentaria, además de mantener una dieta sana y saludable. Pero centrémonos en el caminar… Sin duda, el hecho de que caminar sea una de las mejores formas de ejercitar el cuerpo tiene que ver con la gran oferta y demanda de cintas de correr.

Hoy por hoy, uno de los aparatos de gimnasia más vendidos al rededor del mundo son las cintas de correr y andar. Se calcula que en el mundo hay más de 60 millones de personas disponen de una cinta de correr en sus hogares; y esta cifra crece cada año un 10%.

Y es que caminar en cintas de correr tiene muchas ventajas:

1. Caminar con regularidad quema calorías y fortifica los músculos, además de que aumenta el flujo sanguíneo y la oxigenación. Las cintas de correr son famosas por ser una de las formas más rápidas y efectivas de quemar calorías.

2. Las cintas de correr favorecen la tonificación de los músculos, evitando el estancamiento de estos mediante la posibilidad de fijar diferentes ritmos de entrenamiento y niveles de dificultad.

3. Es una perfecta sesión de cardio.

4. No importa la climatología: por más que llueva, nieve o truene, podrás entrenar en la comodidad y confortabilidad del hogar, sin que la meteorología afecte tus planes.

5. las cintas de correr son de bajo impacto por lo que las lesiones se reducen al mínimo. Talones, tendones, articulaciones, columna, músculos, etc, están protegidos contra las lesiones, al mismo tiempo que estás quemando calorías.

6. Las cintas de correr disponen de muchas prestaciones. Una de ellas es la posibilidad de regular la velocidad y la inclinación, es decir, el nivel de pendiente. Gracias a esto, con una de estas máquinas podemos fijarnos objetivos de entrenamiento a medio y largo plazo, como fortalecer los músculos o perder peso.

7. Entre los beneficios de las cintas de correr encontramos un aspecto fundamental: todos los músculos del cuerpo humano, el corazón y el sistema respiratorio trabajan al mismo tiempo. Por lo tanto, con un mínimo esfuerzo periódico, podemos trabajar prácticamente la totalidad del cuerpo. Además, podremos alcanzar el ritmo cardíaco objetivo.

8. Finalmente, utilizar con frecuencia una cinta de correr puede contribuir positivamente a las personas que sufren hipertensión, osteoporosis, dolor de espalda, problemas de rodilla u obesidad.