Acelera el proceso de comubustión de grasas con L-Carnitina

Quemar grasas con suplementos de Lcarnitina

La función principal de la L-Carnitina en el cuerpo es regular la oxidación de grasas. La L-Carnitina es la responsable de transportar la grasa al “horno” de grasas que se encuentra en unas de nuestras células llamadas mitocondrias. Si la grasa no llega a las mitocondrias, ésta no puede ser quemada por más cantidad de ejercicio que realices o por más dieta que hagas.

Ya se han realizado muchos estudios para determinar la eficacia de la L-Carnitina en la combustión de grasas. Las pruebas han sugerido que, cuando se usa correctamente, junto con una dieta equilibrada (proteínas adecuadas, grasas esenciales y fibra), funciona. La L-Carnitina, sin embargo, no es la solución para la pérdida de peso, sino que es sólo otra pieza del rompecabezas, que debe combinarse adecuadamente con ejercicio regular y una dieta sana, variada y equilibrada.

L-Carnitina natural. Cómo la elabora nuestro cuerpo

El cuerpo puede producir pequeñas cantidades de L-Carnitina. Para ello necesita los aminoácidos como la lisina y metionina, y vitaminas como la niacina, B6 y vitamina C. La falta de cualquiera de estos nutrientes, puede reducir los niveles de carnitina y reducir el proceso de quema de grasa.

Se ha demostrado científicamente que la lisina contribuye a aumentar los niveles de carnitina. La lisina es un aminoácido básico, esencial para el crecimiento y el metabolismo nitrogenado de las personas. Y su ingestión adicional favorece el rápido funcionamiento de la L-Carnitina. Un problema con el que se topan los vegetarianos es que su dieta tan estricta carece prácticamente de los nutrientes esenciales para generar la carnitina.

Fuentes de L-Carnitina en nuestra dieta

  • La L-Carnitina se encuentra principalmente en los productos cárnicos y animales
  • La carne roja es la mejor fuente
  • El pollo y el pavo también contienen carnitina
  • Los productos lácteos y la leche contienen pequeñas cantidades
  • La mayoría de las frutas, verduras y cereales no contienen prácticamente carnitina. Una excepción es el aguacate, que contienen pequeñas cantidades

Factores que inhiben la producción de L-carnitina y evitan la combustión de grasa

  • La L-Carnitina funciona mejor con una dieta baja en azúcares y almidones (carbohidratos)
  • Los estudios demuestran que para que la carnitina trabaje con eficacia, la ingesta de hidratos de carbono debe mantenerse por debajo del 50% del total de calorías consumidas diariamente
  • Los niveles elevados de insulina inhiben la actividad de la carnitina óptima (la quema de grasa corporal y la producción de energía)
  • Las grasas Omega 3 (linaza y aceites de pescado) mejoran la actividad de la carnitina y su función en el cuerpo. Los estudios han demostrado también que el aceite de la semilla de lino contiene el doble de la cantidad de aceites Omega 3 que el pescado, por ejemplo, y no sólo mejorar la actividad carnitina en el cuerpo, sino que puede reducir sustancialmente el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca coronaria
  • Las proteínas adecuadas en cada comida son esenciales para la actividad de la carnitina y la quema de grasa

La combustión de grasas

La L-Carnitina ayuda al transporte de ácidos grasos que se queman para producir energía y aumenta el consumo de grasa como fuente de combustible. Se ha demostrado que la L-Carnitina aumenta la cantidad de grasa que se quema durante el ejercicio anaeróbico (entrenamiento de fuerza) y ejercicios aeróbicos (cardiovasculares).

También juega un papel importante en la movilización de los depósitos grasos que se encuentran en los tejidos de las personas con sobrepeso y ayuda a eliminar los productos residuales (cetonas) del torrente sanguíneo, desalentar la acumulación de grasa en el hígado, corazón y músculos, aumentar la fuerza muscular y estabilizar el azúcar en la sangre y eliminar los antojos de carbohidratos.

Complemetos de L-Carnitina

En primer lugar, es necesario empezar a tomar por lo menos 1000 mg por día de L-Carnitina para promover la pérdida de peso. Las personas obesas pueden comenzar con 2000 mg por día. Aquellos con resistencia metabólica, hasta 3000-5000 mg por día.

Los estudios sugieren que cuando se comienza a sentir más energía, es una señal de que el nivel de la carnitina, que se está utilizando, está empezando a quemar la grasa corporal. Aumentar la carnitina en 500 mg al día (una cápsula) hasta que empiece a sentir ese nivel de energía, aumentará también la energía de su vida diaria.

Su nivel de energía será la guía para ser consciente de la eficacia de la carnitina que se encuentra trabajando en tu cuerpo. Sin efectos tóxicos demostrados, se ingiere mejor antes del desayuno y el almuerzo.

Pero no se debe olvidar que nuestro metabolismo, con los nutrientes adecuado, se encarga solo de quemar las grasas. A pesar de que existen ventajas en el uso de la L-carnitina, la combustión de grasas la realiza por naturaleza nuestro propio cuerpo. El suministro adecuado de los nutrientes esenciales es todo lo que necesitamos para activar nuestro metabolismo, y es más efectivo que cualquier régimen, restricción calórica o ingestión de suplementos. Una dieta baja en carbohidratos, con las proteínas adecuadas, las grasas esenciales, mucha fibra y una rutina de ejercicio regular es la mejor forma de perder peso y estar en forma.

Si quieres más información de primera mano sobre los efectos de la L-carnitina, te recomendamos el libro “The Carnitine Miracle”, de Robert Crayhon.

De todas formas, no olvides consultar a tu médico y dietista antes para cualquier duda.