Cómo convertirse en un corredor (¡a quién ya le gusta correr!)

Correr, aunque es un ejercicio fácil de ejecutar, no es apto para todo el mundo. De hecho, lo que para uno puede ser una velocidad elevada para otro puede ser una marcha aburrida. Pero si eres un excorredor entusiasta que vuelve al mundo del deporte, asegúrate de leer bien estos consejos antes de escoger tu nuevo pasatiempo.

Mujer corriendo

1. No vayas al límite. Puede que salgas a la calle dispuesto a darlo todo (al menos mentalmente), pero entusiasmo y habilidad no siempre coinciden; y esto puede llevarte al desaliento y a las lesiones que podrían hacerte retroceder. No te exijas demasiados kilómetros o mucha velocidad cuando empieces a correr, céntrate en el aprender en hacerlo de la mejor manera posible y a respirar bien, sin importar el ritmo. Una vez te sientas cómodo con tus sensaciones al correr, trata de seguir un plan adaptado para conseguir correr más rápido y durante más tiempo.

2. Ve en el momento adecuado. Si vas a correr cuando tienes más energía, será más fácil que se convierta en tu nuevo hobby. Así que encuentra el mejor momento para ti. Puede que tengas más energía para hacer tres kilómetros con la brisa matinal o que por el contrario prefieras machacarte en la cinta de correr después de trabajo, pero eso ya depende de cada uno.

3. Combustible correcto . Necesitas energía para poder funcionar, pero si intentas hacer deporte después de una gran comida el resultado será desastroso. Planificar los menús y tus horas para salir a correr te pueden ahorrar dolores de barriga innecesarios. Deberías esperar al menos dos o tres horas después de la comida principal antes de ir a correr. Si ha pasado más tiempo, toma un snack pre-entrenamiento fácil de digerir al menos 30 minutos antes de salir.

4. Calentamiento. Todo corredor ha tenido la sensación de tener unas piernas de plomo que apenas aguantan una sesión más de entrenamiento. Aunque hay muchas razones por las cuales puedes sentirte con poca energía antes de una carrera, una de ellas es empezar de manera errónea o con el pie equivocado. Tómate unos minutos para trotar lentamente y calentar tu cuerpo antes de incrementar tu velocidad.

5. Diviértete. Mientras se ejecuta, correr puede ser una afición para aliviar el estrés y liberar endorfinas; pero seamos sinceros, es un entrenamiento muy repetitivo. Si mentalmente estás aburrido de correr, cambia tu ruta, baja la cinta y en el camino asegúrate de introducir en tu smartphone las mejores listas musicales para conseguir aumentar tu adrenalina.