10 tips para perder peso

Perder peso requiere sudor y disciplina, pero incluso cuando no estás entrenando en la cinta de correr o contando las calorías de cada alimento, existen muchas maneras de ver cómo bajan los números de tu báscula. Estos 10 pequeños trucos diarios, te ayudarán a perder peso y complementarán tu rutina en el gimnasio.

Mujer comiendo fresas

1. Empezar siempre las comidas con un baso de agua. Así te mantendrás hidratado y te sentirás más lleno al instante, de manera que no comerás en exceso.

2. Hacer algunos intercambios simples en cada comida. Optar por fruta fresca y no seca, o por la salsa vinagreta en lugar de la mayonesa, te puede ahorrar muchas calorías.

3. Tomar una onza de chocolate como postre. En lugar de optar por las galletas en la sala de descanso, elimina tus antojos de azúcar con un trozo de chocolate negro. Las primeras veces puede que no sientas la misma satisfacción, pero a medida que la adicción al azúcar vaya desapareciendo, estarás orgulloso de ahorrar calorías a la vez que satisfecho.

4. Se cuidadoso al controlar las porciones. Si quieres perder peso, debes ser riguroso a la hora de establecer las porciones adecuadas en cada comida. Controla los snacks que vas a comer en lugar de ir cogiendo de la bolsa, usa platos más pequeños para que visualmente parezca más cantidad, y guarda las sobras para no tener la tentación de repetir.

5. Muévete más. Incluso si no dedicas tiempo para ir a entrenar, puedes quemar algunas calorías extras procurando moverte un poco más durante el día. Por ejemplo, puedes tomarte descansos para caminar por la oficina, utilizar las escaleras en lugar del ascensor o aparcar un poco más lejos de tu lugar de trabajo.

6. No bebas calorías. Es una razón muy habitual por la cual puedes no ver los resultados de lo que estás haciendo. Puedes estar ingiriendo calorías al tomar un refresco, con el zumo de por la mañana o la copa de vino de por la noche. Como alternativa, puedes probar el agua saborizada con ingredientes frescos como el pepino, el limón o la menta con el fin de ahorrar calorías.

7. No pases hambre demasiado tiempo.Un poco de hambre puede ser bueno, pero pasar hambre todo el día para poder comerte un postre por la noche es un sabotaje a la dieta y no es nada saludable. Si haces las comidas a las mismas horas evitarás niveles bajos de azúcar que te harán desestabilizarte.

8. Come snacks de alto contenido en proteínas y alimentos ricos en fibra. Cuando tomes un snack, haz que la comida trabaje por ti. No optes por opciones sin ningún aporte útil, o de alto contenido calórico como chips o galletas, y decántate por aquellas con proteínas que saben bien y te llenan más. Comerás menos calorías y te sentirás satisfecho igualmente.

9. Cena pronto. Trata de mantener en la cena aproximadamente el 25% de tus calorías diarias e intenta tomarla al menos dos o tres horas antes de irte a la cama. Comer demasiado tarde puede causar problemas de digestión y de sueño que pueden hacerte difícil seguir una rutina saludable.

10. Duerme más. La falta de sueño te puede hacer comer más durante todo el día y no tener suficiente energía para tus tareas diarias, con lo cual el objetivo sería dormir de siete a nueve horas cada noche. Es una manera sencilla y eficaz de mantener tus metas de pérdida de peso en el camino correcto.