La nutrición, el secreto para conseguir el mejor estado físico

El deseo por encontrar la fórmula mágica para ser más rápidos, más fuertes o más resistentes es tan antiguo como la humanidad misma. Ya los primeros atletas olímpicos hacían hincapié en ciertos alimentos; renunciaban a comidas cocidas o asadas, bebidas frías y alcohol y los sustituían por higos, sopa de cereales o panes de trigo entero. También hoy, a los deportistas nos preocupa qué alimentación es la más adecuada y el efecto que pueda tener en nuestro organismo.nutrición adecuada para deportistas

El lema sigue siendo el mismo: más rápido, más alto, más lejos, más delgado. La diferencia con otros tiempos es que sabemos mucho más sobre alimentación, a veces incluso demasiado porque cada vez hay más estudios científicos, con resultados en muchos casos contradictorios que nos confunden.

Para los deportistas de cualquier condición valen las mismas recomendaciones que una persona normal. La fórmula mágica es una dieta para personas activas entre 2500 y 4000 kilocalorías diarias repartidas en un 55% en forma de carbohidratos, 30% con grasas y 15% con proteínas. Si te alimentas de forma equilibrada y bebes lo suficiente, estarás bien provisto de vitaminas y minerales

Muy importante

Todos los días tienes que tomar frutas, verduras y productos lácteos e integrales; dos o tres veces a la semana, pescado de mar y legumbres y unos 600 gramos de carne a la semana.

Por el contrario, es mejor limitar el consumo de:

  • alimentos en conserva
  • alcohol
  • alimentos refinados
  • salsas muy elaboradas
  • bebidas con azúcar y gas
  • dulces con alto contenido de grasas y azúcar
  • té y café en gran cantidad
  • azúcar, fructosa

Recomendaciones

Para obtener los mejores rendimientos, lo ideal sería realizar 5 comidas al día, 2 de ellas ligeras, planificándolas en función del momento del día y de la duración y la intensidad de la actividad física programada.
El régimen alimenticio se debe adaptar gradualmente a las nuevas necesidades nutricionales y las cantidades se deben regular en función del gasto energético diario que depende no sólo de la actividad desarrollada, sino también del metabolismo basal, de la rutina cotidiana, del sexo y, a menudo, del nivel de estrés.
Antes de entrenar es oportuno dejar pasar una hora desde el desayuno y al menos dos o tres después de las comidas principales; una vez terminado el entrenamiento se aconseja tomar algún alimento rico en carbohidratos con algo de proteína en la media hora posterior ( no más de 2 horas después del ejercicio). Puede ser alguna fruta con un yogurt o un sándwich de atún.

Seguir sistemáticamente estos consejos puede aportar dos ventajas:
1) mejorar la capacidad física y la habilidad técnica del atleta
2) adquirir hábitos correctos ventajosos a lo largo del tiempo

Personal Trainer Andy DíazAutor: Andy Díaz, Personal Trainer desde 1996.