Las mujeres y las pesas, desmintiendo mitos

Hola amig@s, hoy hablaré de un tema muy controvertido, quizás uno de los mayores mitos de las mujeres, tanto por el desconocimiento, tanto por el miedo de hacer algo que creemos que nos va a poner como unas supermujeres supermuscolosas y llenas de venas y que, por consiguiente, perdamos la feminidad.
En este post os hablaré desde un punto de vista del conocimiento y la experiencia de haber entrenado a miles de personas en los más de 20 años en el sector del fitness y la salud.

Historia de un falso mito

Primero vamos a desdramatizar a uno de los grandes mitos. Actualmente, cada vez más mujeres deciden hacer pesas e incluir en sus rutinas programas de musculación o tonificación para mejorar su físico o esculpir sus curvas.

Por desgracia, muchas mujeres —y también me atrevería decir que algunos hombres—, aún piensan que el hacer ejercicio con pesas significa hipertrofiarse o crecer muscularmente dando una apariencia masculina. Nada más lejos de la realidad: las pesas se han convertido en un nuevo aliado para la mujer que quiere verse tonificada, femenina y saludable.

Mujeres y pesas, un falso mito

El entrenamiento con pesas, con las cargas y el número de repeticiones adecuadas, es uno de los entrenamientos más indicados, eficaces y duraderos que las mujeres pueden realizar para adquirir un cuerpo tónico y sobre todo armonioso y proporcionado. Un entrenamiento de este tipo da unos resultados excelentes e increíbles a corto plazo, aunque diferentes entre el hombre y la mujer, lógicamente por unas diferencias físicas entre ambios, que más adelante comentaré con más detalle.

Debéis realizar potenciación muscular con los pesos adecuados, y según los objetivos, pero recordar que incluso utilizando pesos grandes no conseguiréis músculos grandes, serán más fuertes pero no necesariamente más grandes. Ahora bien, para matizar esto último que he dicho, si consumís más calorías de las que quemáis, tomáis suplementos específicos para ganancia muscular y al mismo tiempo hacéis un programa de hipertrofia, seguramente aparte de poneros más fuertes, os pondréis más grandes y musculosas.

En las mujeres, las hormonas y su composición corporal hace que el proceso de desarrollo muscular sea mucho más lento y dificultoso. Al contrario que ocurre en los hombres, las mujeres producen mucho más estrógenos y muy poca testosterona, esta última es la encargada de eliminar grasa y generar masa muscular.

En una mujer adulta el proceso de crecimiento músculo – esquelético, ha finalizado, por lo tanto, no se puede esperar aumentos significativos de masa muscular. Podemos mejorar la fuerza y el tono muscular de ese tejido muscular pero muy difícilmente podemos provocar una hipertrofia muscular.

También algunas mujeres aluden en contra del ejercicio con pesas para ponerse en forma con la excusa de que hace aumentar de peso. En cierto modo tienen razón, ya que en muchos casos con el inicio del entrenamiento sí que se produce un aumento del peso corporal debido a un aumento de la masa muscular. La explicación es bastante sencilla, una persona sedentaria posee unos músculos flácidos ya que apenas se utilizan, están sin reservas de energía, vacíos de glucógeno muscular, sin embargo cuando comienzan a ser utilizados, comienza una fase adaptación en la que le músculo empieza a almacenar glucógeno para tener más energía. Para ello acumula agua intramuscular, lo cual lleva a muchas mujeres a notar que sus músculos están más voluminosos y duros, pero esto no les va a dar ese temido aspecto masculino. Por el contrario les va a facilitar una imagen de cuerpo tonificado y sano.

Otro de los grandes beneficios de hacer pesas, es que aumenta el gasto de tu cuerpo, mientras que el perder peso sólo con dieta lo disminuye alrededor de un 20%: mientras más músculo tenga una persona, su tasa metabólica es mayor y, por lo tanto, quema más calorías.

Al perder peso solamente con dieta, estás perdiendo también músculo. Por cada kilo de peso que pierdes con la dieta, ¼ es de músculo. Si pierdes peso combinando dieta y ejercicio, será en su mayoría de grasa ya que la masa muscular se mantiene o aumenta.

10 Beneficios para la mujer de ejercitarse con pesos

1. DESARROLLA Y FORTALECE LA MASA MUSCULAR. El trabajo con pesas produce una rotura de fibrillas musculares que se reponen con fibras más fuertes y resistentes, fortaleciendo nuestra masa muscular.

2. REDUCE LA PÉRDIDA DE MASA ÓSEA. El impacto físico estimula la formación del hueso porque el aumento de masa muscular provoca un aumento de la densidad ósea.

3. PREVIENE LAS FRACTURAS DE HUESO. No sólo previene la descalcificación, sino que las mujeres que han perdido calcio en sus huesos (osteopenia) lo recuperan con la práctica de ejercicios de pesas.

4. MEJORA EL EQUILIBRIO, por la fortaleza muscular y otros beneficios neurológicos.

5. ELIMINA GRASA. El músculo es un tejido activo que consume calorías; al desarrollarse más quema más grasas.

6. ESTILIZA Y TENSA. A más masa muscular y menos grasa, el cuerpo se estiliza y tensa.

7. AUMENTA LA FLEXIBILIDAD. Un cuerpo más estilizado fuerte y dinámico, aumenta su flexibilidad.

8. NOS HACE MÁS ACTIVAS Y COMBATE LA PEREZA. Cuanto más fuerte te encuentras, más fácil te resulta moverte.

9. DA VITALIDAD. Los efectos visibles en tu cuerpo te dan confianza en ti misma y mejoran tu autoestima, traduciéndose en una actitud más positiva y vital.

10. MEJORA LA SALUD FÍSICA Y MENTAL. La actividad física ayuda a disminuir las enfermedades y discapacidades, mejora la salud mental y, consecuentemente, aumenta la longevidad.

El ejercicio con pesas frena la pérdida del tejido óseo y muscular

El cuerpo no envejece porque se “desgasta”, y lo que no se usa, se pierde. Por el contrario los músculos que se trabajan se fortalecen y desarrollan.

Según Dr. Deepack Chopra en su libro, “Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo”, se hizo un estudio en la Universidad de Tufs en Boston, donde se seleccionaron a un grupo de personas de huesos frágiles y les sometieron a un régimen de ejercicios con pesas. Se podría temer que la súbita introducción del ejercicio agotaría o “mataría” a estas frágiles personas; por el contrario, florecieron.

8 semanas después, los músculos perdidos se habían recuperado en un 300%, mejoraron la coordinación y el equilibrio, y recuperaron un sentido general de la vida activa.

Algunos de los sujetos que ya no caminaban sin ayuda pudieron empezar a levantarse en medio de la noche para ir solos al cuarto de baño. Sin embargo, lo más curioso de este estudio es que el más “joven” del grupo tenía 87 años y el menos “joven” 96 años.

A modo de conclusión…

Basta de miedos infundados y de entrenamientos con pesas livianas, aburridos e ineficaces. Las barras, las mancuernas y las máquinas para la potenciación son las aliadas más eficaces a la hora de desarrollar y mantener la línea tónica y superfemenina que siempre has soñado.

Referencias

Revista Sport Life España
Revista Fitness Magazine UK.
Revista Fitness For Men. Suecia
The Ultimate New York Body Plan. David Kirsch.
Aportaciones personales

Personal Trainer Andy DíazAutor: Andy Díaz, Personal Trainer desde 1996.