¿Qué son las plataformas vibratorias?

Las plataformas vibratorias surgieron de un estudio que comenzó hace más de 25 años y que tenía como objetivo investigar los efectos de las tecnologías de vibración en el cuerpo humano y, más concretamente, en la musculatura. A partir de una base vibratoria que produce oscilaciones que se transmiten al cuerpo, se descubrió que provocaban una contracción en los músculos que da como resultado una circulación sanguínea excelente.

Pero lo que la gran mayoría no sabe es que no se trata ni de una gimnasia pasiva ni de electroestimuladores. Éste magnífico invento tiene la capacidad de reducir tu entrenamiento y ejercicio a pocos minutos pero con una mayor intensidad, de manera que los beneficios se ven aumentados increíblemente. No sólo nos ahorra tiempo, sino que además las oscilaciones de las plataformas vibratorias producen efectos muy positivos para nuestra musculatura y nuestra estructura ósea.

Usos de las plataformas vibratorias

Las plataformas vibratorias llevan años utilizándose en el ámbito de la medicina, la fisioterapia, el deporte, la salud y el bienestar, y la belleza, además de ser muy útiles para combatir enfermedades de tipo óseo. El inconveniente con el que nos encontrábamos era que el acceso a estas máquinas estaba bastante restringido por su alto coste de adquisición. Tan sólo disponían de esta tecnología algunos gimnasios profesionales y algunos centros médicos y de reabilitación.

Por suerte, hoy en día los precios son más lógicos respecto a nuestros ingresos. Pasamos de no haber visto jamás una, a tener conocidos que las usan a diario en el gimnasio de su barrio o en su propio hogar -ya sabemos que los gimnasios en casa están muy de moda actualmente-. De todas formas, los precios de las máquinas vibratorias pueden variar enormemente según la marca y el modelo.

Finalmente debemos tener en cuenta que existen dos tipos de plataformas vibratorias. Por un lado, las de vibración vertical, que permiten contraer y relajar las fibras musculares sin sobrecargar la zona de los tendones y los cartílagos. Éstas, utilizan una frecuencia de entre 20 y 50 Hz; por eso deben utilizarse con cuidado porque un exceso de nivel de frecuencia puede producir problemas en determinados órganos. Este tipo de plataformas son muy útiles para trabajar el abdomen, los brazos y los pectorales. Se trata de máquinas bastante económicas, ya que están provistas de unas estructuras más sencillas y, por eso, tienen un mayor éxito en el ámbito doméstico.

Por otro lado, tenemos las plataformas vibratorias oscilantes, que se mueven de manera que reproducen la acción de caminar. Este tipo de plataforma utiliza una frecuencia mucho menor que las anteriores, de entre 18 y 26 Hz y por eso con estas no debemos preocuparnos por hacer un uso abusivo o inadecuado. Son máquinas con estructuras más complejas y, por ello, más costosas.

grupo trabajando power plate

Grupo de gimnasia utilizando plataformas vibratorias oscilantes de la marca Power Plate