Trabaja los glúteos montando en bicicleta

Aunque las rutinas para conseguir unos glúteos de escándalo son muy útiles y funcionan bien, a veces precisamente lo que queremos es salir de la rutina. Hacer ejercicios centrándonos en una sola parte del cuerpo (en este caso, los glúteos) puede ser efectivo si se hacen los ejercicios correctos de manera correcta, pero con el tiempo puede resultar monótono. Por eso te proponemos una actividad diferente, más movida y que trabaja otros grupos de músculos además de los glúteos: ir en bicicleta.

Glúteos de escándalo

 

Monta en bicicleta

Tomar este consejo no significa dejar de la lado las rutinas de ejercicio, sino dejarlas respirar algún día y cambiar de aires, que siempre viene bien. De hecho, si nos aburrimos día tras día cuando hacemos los ejercicios, acabaremos por aborrecerlos y los dejaremos para siempre. Por eso, más vale prevenir y dejar espacio para actividades que nos ayudarán a mantenernos en forma, a conseguir los glúteos soñados y a divertirnos.

Montar en bicicleta regularmente beneficia mucho al cuerpo, ya que se trata de un ejercicio cardiovascular en el que interviene todo el cuerpo. Entre otras cosas, sirve para ponerse en forma, quemar grasa y calorías, perder peso, mejorar la circulación y elevar los niveles de energía. Aunque se centra principalmente en las piernas, ejercita todo el cuerpo, y una de las partes que se ven más afectadas son los glúteos. Para que consigas trabajarlos al máximo realizando este ejercicio, en este post te damos trucos para trabajar los glúteos montando en bicicleta.

Bicicleta en la montaña

 

Levántate del sillín

Cuando estás sentado en la bicicleta los glúteos no se mueven, así que no trabajan demasiado. Aunque sí hacen algunos movimientos (no olvidemos que estamos moviendo las piernas), tardarás mucho en conseguir tu objetivo si estás sentado. Conseguirás unos cuádriceps tonificados, claro, pero si lo que te interesa son los glúteos… ¡levántate y pedalea! De este modo estarás oponiendo más resistencia a tus piernas y la solucionarás con el trabajo de los glúteos.

Un buen consejo para hacer esto sin hacerte daño es poner correas en los pedales para poder ajustar tus pies sin que se te escapen.

Hombre en bicicleta levantándose del sillín

 

Aumenta la resistencia

Pedalear en plano es más fácil y cuesta menos, pero unos glúteos de ensueño merecen hacer un esfuerzo. Si vas de paseo en bicicleta por un lugar en el que no hay subidas ni bajadas, probablemente no trabajarás ni los glúteos ni las piernas. Por eso te damos este consejo. Sabemos que cuesta, pero, ¡busca las subidas! Si practicas ciclismo de exterior haz excursiones en la montaña o en territorios con altibajos y, si por el contrario tienes una bicicleta estática o vas al gimnasio, aumenta la resistencia de tu ejercicio. Si eres de interior, también te recomendamos mucho acudir a clases de spinning. Son una gran motivación y un ejercicio físico genial para tonificar los glúteos.

Clase de Spinning